Una planta carnívora y un murciélago: la extraña pareja

Es sabido que las plantas tienen flores y que uno de los métodos más difundidos para poder polinizarlas es atraer insectos: estos se benefician de su polen y su movimiento en la flor  hace que transporten el polen de unas flores a otras y así se pueda producir la polinización en distintas plantas muy alejadas entre sí.

También es muy común la relación con determinados animales herbívoros que al comer los frutos de una planta, transportan su semilla a otros lugares con lo que se asegura su diseminación.

Menos conocida es la relación de una determinada especie de hormiga con la acacia. Mientras el árbol le proporciona alimento y regugio, la hormiga protege al árbol de herbívoros y parásitos

Lo que muy poca gente conoce es la extraña colaboración que se establece entre una determinada planta carnívora del género Nepenthes con un  murciélago insectívoro ( Kerivoula hardwickii). Las plantas carnívoras cazan insectos porque la tierra donde viven tiene déficit de compuestos nitrogenados esenciales para ellas. Lo curioso es que la planta da al murciélago refugio y protección (de hecho tiene la forma del hueco amoldada a la forma del animal) y las heces del murciélago le proporciona a la planta los compuestos nitrogenados que necesita. ¿Cómo es posible que el murciélago detecte la planta y que esta no dañe al murciélago con los líquidos que tiene en su recipiente para digerir insectos? Vamos a investigar sobre esto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *